Se retomaron las Audiencias en el juicio de Lesa Humanidad Armada II

Publicado en Noticias

b_300_260_16777215_00_images_noticias_2019_enero_NOTAJUICIOS1.jpg

Este 7 y 8 de febrero, se retomaron las Audiencias en el denominado Juicio Armada II, causa 6631 “Araoz de Lamadrid” en el juicio de Lesa Humanidad, donde se juzga imputados por crímenes cometidos durante el Terrorismo de Estado por la Armada Argentina en la Jurisdicción de Bahía Blanca y Punta Alta.

En el Juicio Armada II se incorporó luego del receso, un nuevo imputado, por lo que pasan a ser 19 los reos que se están juzgando.

El ex capitán de fragata Sergio Araoz de Lamadrid, quien estaba suspendido del juicio por problemas de salud, ante un nuevo peritaje médico, se resolvió que está en condiciones de afrontar el Juicio, siendo incorporado al mismo.

Además de contar el juicio con un imputado más, también se suman tres víctimas, por las que está acusado Araoz de Lamadrid. Dos de ellos son los obreros gráficos asesinados del diario La Nueva Provincia, Enrique Heinrich y Miguel Ángel Loyola, que no se encontraban como víctimas de este juicio con anterioridad y por los cuales, el pasquín manchado con sangre, la nueva provincia, y su titular de entonces VICENTE MASSOT, AUN no ha respondido ante la justicia. También se sumarían algunos testigos, relacionados con la prueba sobre Araoz de Lamadrid.

El día Jueves 7, en horario de la tarde y con un retraso de comienzo de audiencia de más de dos horas y media, se llevó adelante la primera audiencia luego del receso de la feria judicial del mes de enero. En la misma, declararon por videoconferencia dos testigos, que revistaron como conscriptos en la Base Naval Puerto Belgrano de la ciudad de Punta Alta. Los testigos Miguel Angel Regnet y Roberto Vega, no aportaron demasiados datos relevantes para la causa ya que adujeron no recordar demasiado, debido al paso del tiempo. Corroboraron, al igual que muchos conscriptos en esta causa, que recibieron instrucción “para combatir a la subversión” y que realizaban operativos tanto en casas particulares que les eran señaladas, como en pueblos enteros, donde se realizaban los famosos “rastrillajes” por parte de las Fuerzas Armadas. Vega recordó un operativo masivo de esta característica en la localidad de Coronel Dorrego, como también haber hecho operativos en casas de Ingeniero White.

El día viernes 8, se prosiguió tomando declaración a Cuatro testigos que fueron colimbas en la Base Naval Puerto Belgrano.

Primero fue el turno de Raúl Rolando Montes, desde Chaco, quien revistió en la compañía comunicaciones durante la mayor parte de 1976 y hasta marzo de 1977. Testimonió de las actividades que les tocaba realizar, como controles de ruta y allanamientos, aunque no le habrían tocado demasiados a él personalmente, aunque si sabían que se hacían.

Luego fue el turno del ex conscripto Víctor Julio Carrión, en videoconferencia desde Córdoba, quien también relató situaciones similares a los anteriores ex soldados, como ser la instrucción y preparación para la lucha “contra la subversión”, los controles de ruta, los “censos” como llamó a los allanamientos masivos en diferentes localidades de la región y en particular también recordó un operativo en Ingeniero White, donde fueron de noche a allanar una casa y al entrar ya sus moradores, no estaban.

En tercer lugar declaro el ex soldado Adolfo Raimundo Contreras por videoconferencia desde Buenos Aires quien realizo durante un año el Servicio Militar allí en la Base de Punta Alta. Relató contundentemente, como eran instruidos “como para la guerra” y cómo ellos mismos eran sometidos a permanentes malos tratos por parte de sus superiores, donde los castigos, entre otros, consistían en estaquearlos, y hacerlos pasar la noche estaqueados a la intemperie, “en todos los lugares nos bailaban, todo maltrato”. “Lo hacían porque eran malos, yo no fui al servicio militar, fui a que me maltraten”.

Dio cuenta de haber formado parte en una oportunidad, de una gran comisión de efectivos que se desplazaron hasta la localidad de Zarate, en una “caravana inmensa, que parecía una guerra” porque según les habían dicho, querían volar el puente Zarate brazo largo. Realizaban allanamientos a la población y fundamentalmente a los hoteles. Allí estuvieron unos meses y luego regresaron todos a Punta Alta. A la pregunta de fiscalía sobre si había sabido de detenciones en esos allanamientos, contesto que “Si, se detenían personas, algunos venían en bolsas y los demás no sé…pero algunos venían embolsados, con bolsas negras, muertos ya.” “Que pasaba con los que detenían y seguían vivos, no sé... Sabía que lo detenían, pero que pasaba con ellos no sé.”

El último testimonio fue el de Delfor Rubén Acosta desde resistencia Chaco, también ex conscripto de la Base durante 14 meses. También dio cuenta de las diferentes patrullajes, controles de tránsito y “prácticas para la guerra” a las que eran sometidos. De los allanamientos a las casas, dice haber sabido, que lo realizaban “grupos especiales” con rango, que se encargaban de eso. También recuerda una oportunidad donde lo mandaron junto a más soldados a custodiar una refinería en Ing. White.

Durante la Audiencia el Tribunal desestimó un pedido de inspección ocular en la Base de parte del defensor Gutiérrez, porque se consideró que ya era suficiente con la inspección hecha en la primera parte de la Causa Armada, Fracassi. También se rechazó un pedido de careo entre dos ex conscriptos por considerarla innecesaria.

Las próximas audiencias se realizaran los días jueves 21 y viernes 22 de febrero en horario a confirmar, donde se escucharan los últimos testimonios y luego las ultimas indagatorias a los Imputados que faltan declarar.

Fuente: Hijos Bahía Blanca - hijosbahiablanca.blogspot.com